martes, septiembre 19, 2006

Las animas I

Breve introducción: Esto es bastante diferente a los relatos que dejo en el blog pero sin embargo es sobre lo que más escribo: fantasía. Este relato corto se me ha atragantado desde el principio, le he hecho mil millones de empieces sin que ninguno me terminase de encajar, sabía de que queria que hablase la historia pero no había forma de escribirlo... Bueno teniendo en cuenta eso aquí os dejo el principio de la historia. Disfrutarlo.

Las animas (I)

Caminaba por el mundo con la paz serena de quien lo ha perdido todo, había malgastado demasiado su ira con las burlas de los demás, no le quedaba nada, estaba cansado, apático, harto de lidiar con los que le miraban desde arriba como si se tratase de carne de psiquiátrico. Por lo menos podía apostar sobre seguro que nada iría a peor…
Si hubiese sido religioso se habría planteado por que Dios le torturaba entregándole un don así y si este regalo envenenado servia para algo.

Miro por la ventana del bar. La noche era tan gris como el día, el wisky en un vaso hacía compañía a todos sus filósofos muertos. Hay gente –pensaba- que detrás de su vacío desconocimiento siempre son felices, no les importa a donde vamos y donde venimos, no saben que hay más allá, siempre rodeados de personas que les quieren a las que no les importa que no posean un talento especial…

Ni siquiera sabía como había terminado en este tugurio hablándole de kazka a una desconocida que estaría más preocupada por saber si podía conseguir un par de copas más enseñándole el escote. ¿Cuál si no podía ser el motivo para asarse la madrugada de un martes oyendo hablar de tipos ya enterrados?. La mujer interrumpió su perorata sobre el existencialismo.
-Perdona encanto, ¿Pero no eres demasiado joven para ser tan cínico?
-Soy realista, la edad nada tiene que ver con estos temas.
-Entonces… ¿Cuántos? ¿22? ¿23?
-26
-¡Oh 26! No me extraña que sepas tanto de la vida con 26, ¿Has pensado ya en hacer testamento?

La observo durante unos instantes. Seguramente fue muy hermosa, incluso ahora con el reloj biológico pasado de vueltas aun conservaba aires de rubia despampanante. Lo cierto es que le había atraído desde el primer momento, por lo menos no parecía colocada como el resto, era la única persona que todavía brillaba en este sitio, haciendo parecer la estancia aun más gris si cabe. Llamaba la atención una cruz colgada a su cuello, era una contradicción que una mujer vestida de esa forma pudiese tener algún tipo de creencia.
-Ella ¿no? Ella ¿Eres Católica?
-Bueno, digamos que preferiría no creer, demasiados pecados me van a meter en lios con San Pedro.
-¿Preferirías saber que todo termina ahora?
-No diría tanto pero sería un alivio.
-Je… no creo que sepas lo que dices.
-¿Por que no? Instrúyeme si te ves capaz chico filosofo.
-Estas mejor como estas.
-Venga, ¿Qué es eso tan terrible?
-Me tomarías por loco, como el resto…
-Un martes… a las 3 de madrugada, hablando de filosofía. Llegas tarde.


En fin que más daba, Ella ni siquiera creería su historia como había pasado con todos los demás, hacía 4 años que había desistido de hablar con nadie sobre el tema que otra persona más le considerara un loco no era una gran diferencia…

5 comentarios:

Munlight_Doll dijo...

Woooooo, desde luego no sé cómo dejaste aparcado este relato :D Es una idea excelente que tienes que seguir... ¡Es una orden!
Un besote,
Tu duende ;)

Munlight_Doll dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Barby dijo...

bonito texto :) siempre estan bien los cambios de registro.
a ver cuando nos pones el resto :)
no se, pero al leerlo, me estaba acordando de Paulo Coelho
besitos

La niña de los ojos tristes dijo...

Curiosa comparación ya me diras si al leer el resto te sigue pareciendo a Coelho, yo creo q es bastante diferente,pero me encanta verle distintos enfoques ^_^

Darka Treake dijo...

Vaya, Niña de ojos tristes, está emocionante!!!

Voy a seguir, porque lo dejas aquí, y ahora tengo que leerte más.

¿Qué será eso que sabe él?

me encantan tus descripciones, sobre todo la de ella...

1bsito, voy al cap. 2!

Darka.