martes, noviembre 28, 2006

Cuentame un cuento...


Hola este es una recopilación de mensajes del foro el señor de los anillos de ya.com de muchos autores siento haber hecho un popurrí pero es q era mucho.

Lo impresionante era lo TRUCULENTOS que eran los cuentos originales, nada que ver con la "visión disney" . Por ejemplo
Las hermanastras de Cenicienta se cortan una los dedos del pie, y otra el talón, para que les entre el zapato de cristal. y al final, unos cuervos llegan y les sacan los ojos.
La Bella Durmiente es VIOLADA por el príncipe mientras duerme. Nueve meses después, a solas, y aún dormida, da a luz dos gemelos que se arrastran reptando hasta sus pechos para amamantarse...

Todas las versiones de los cuentos tradicionales fueron recogidas y limpiadas de polvo y paja más o menos en los siglos XVIII y XIX. En el proceso, los bienpensantes y finos recopiladores, buscando entretenimientos agradables que no escandalizaran a las finas damas de la aristocracia, eliminaron sistemáticamente las partes más escabrosas, añadiendo en algunos casos finales "felices".
Los originales eran cuentos, sí, pero hechos para estremecer y aleccionar a los niños junto al fuego del hogar. Ya había oído algo de lo que comentas. Por ejemplo, yo en un principio no quería ir a ver la Sirenita, de disney pq en el original (una vez lo vi de pequeña en una película) el chico (el principe) se casa con la humana mala. Despechada, la Sirenita quiere volver a ser sirena y habla con la bruja (a la que a cambio de tener piernas le había dado su voz). La bruja, como castigo por romper el trato que habían hecho entre las dos, le dice que para volver a ser lo que era, debe matar al príncipe con un cuchillo (uuusease apuñalarle...¡¡¡chin chin chiin!!) y debe hacerlo esa misma noche, antes de que terminen las 12 campanadas. Sino, se convertirá en espuma del mar.En la escena se veía como estaba el príncipe, acostado con la humana mala (era la noche de bodas) en un barco. Llega a escondidas la Sirenita... esta con el cuchillo en alto para apuñalarlo... y comienzan a dar las 12 campanadas. Pero es incapaz de matarlo. Cuando termina de dar las 12, el príncipe se despierta sobresaltado, pero no ve a nadie, mira en el suelo y.... esta lleno de espuma del mar.RESUMEN: La Sirenita muere, la bruja se queda con su voz y el príncipe se casa con la mala

Otra: El jorobado de Notre Damme. Tampoco quería ir a verla. No se si alguno vio la versión en blanco y negro que hizo (creo) Anthony Quinn.Hacia el final, la chica, ¿Esmeralda?, se marcha con el príncipe. Pero este creo que la abandona cuando vienen los soldados del cardenal para quemarla por bruja. Total, que es Quasimodo quien la salva y la lleva arriba del campanario, pero con tan mala suerte que una flecha la hiere de muerte.Se ve por tanto, arriba del todo del campanario a los dos solos. Ella muere, y él, que no puede soportar el dolor, se tumba a su lado y se deja morir.La película termina con unas letras que dicen algo:"pasados muchos años, se descubrió en el campanario de Notre Damme dos esqueletos juntos, abrazados, que cuando se intentaron separar, se convirtieron ambos en polvo"

También tengo entendido que la versión completa u original de las Mil y una noches comprende cuentos de todo tipos, también eróticos, de miedo... lo que pasa es que se suaviza para niños y se han cogido los de aventuras (Aladino...)pinocho,realmente el no termina convirtiéndose en niño como en las películas de disney.pinocho se quema en una chimenea o una hoguera(no se que es de los dos)y cuando se consume lo único que queda es un corazón de oro.

El padre de Blancanieves practicaba amores incestuosos con su hija, sin los que no se entienden los celos de la madrastra. Algo parecido sucede con los diversos príncipes que sorprenden a la protagonista del cuento en la cama, profundamente dormida, y a la que despertaban con procedimientos bastante más estimulantes que un beso. Con Caperucita hubo que reconvertir en lobo al intruso perfectamente humano sorprendido en la cama de la abuelita; es curioso -o ilustrativo- que el imaginario popular adulto siempre haya recostado a Caperucita en el lecho junto al lobo.¿quién mató a Blancanieves? Las madrastras merecerían una disculpa pública de los hermanos Grimm, si estos vivieran. En Postdam se ha celebrado un Congreso en el que uno de los ponentes -el presidente de la Sociedad europea de cuentos, entidad que a pesar de su denominación no se dedica a recopilar discursos de políticos sino a estudiar cuentos literarios- ha dicho que quien envenenó a Blancanieves fue su madre. La humanidad está tan segura de que la asesina era la madrastra, la mujer con la que el padre de Blancanieves casó al año de enviudar, que tardará en recuperarse del equívoco. Sin ir más lejos, yo mismo juraría que la segunda esposa del rey, la narcisa y celosísima dama que hablaba con el espejo, era la madrastra, toda la madrastra y nada más que la madrastra. Y sin embargo lo que el presidente de la Sociedad europea de cuentos ha explicado no es difícil de entender. Lo que ha hecho es acudir a la primera edición del cuento, y allí ha leído que en esa primera versión la bruja que ofrece la manzana envenenada a la boba de Blancanieves, que se lo tragaba todo, era su propia madre. La biológica, que se dice ahora. La noticia, naturalmente, ha dado la vuelta el mundo. Supone el ponente que los autores cambiaron, a partir de la segunda edición, el parentesco de la asesina para desterrar cualquier indicio de maldad materna; en la Europa central de entonces, señaló, "una madre malvada no era aceptable".
Los Grimm, por tanto, podrían considerarse como aventajados practicantes de lo políticamente correcto, aunque sus propósitos parecen discutibles. No veo por qué no era aceptable una madre asesina y sí una madrastra. Lo injusto del caso es que encubrieron a un personaje y endosaron su crimen a una segunda mujer, traída al relato para cargar con el delito. La revelación es curiosa porque ahora sabemos que, desde entonces, los Grimm nos contaron otro cuento.


viernes, noviembre 03, 2006

El valor de lo aprendido


Sé que me he retrasado un poco en colocar la historia, pero ya sabéis lo que pasa cuando algo no me convence que le tengo que dar mil vueltas hasta que coloco ya la historia de puro aburrimiento. Bueno espero que os guste :) ya os dejare el anuncio en el que me inspire para ver que os dice a vosotros :)
El valor de lo aprendido


Tres días habían pasado desde la última vez que lo comprobé. Allí me veía yo atrapada dejando el tiempo transcurrir hasta que el hambre y la sed hiciesen mella por fin en mi consciencia dejándome dormida para siempre ¿Cuánto puede aguantar una persona sin beber? De todas formas nunca creí que llegase a averiguarlo porque el agua de la habitación seguía subiendo y ya no me quedaba sitio donde esconderme en un sillón de plástico que a duras penas me permitía estar a salvo de recibir otra vez una buena descarga.

El como había llegado aquí no es si quiera importante, un desastre natural como cualquier otro, que seguramente tenga ahora mismo a otras personas en la misma situación. Un terremoto abrió las tuberías con tan mala suerte de llevarse por medio un cable de alta tensión, o eso supongo, por que desde la habitación donde me encontraba no podía verlo.
Estaba todo a oscuras y no me llegaba siquiera la luz de la luna. Aunque si había la luz suficiente para vislumbrar las siluetas de los muebles y el agua que seguía aumentando su nivel a cada momento que pasaba. Aunque creo que fue mejor que las bombillas se apagaran o fundiesen por lo menos así solo podía intuir el nivel que seguía aumentando en vez de verlo claramente.

En un momento así te planteas lo fácil que habría sido todo si llevases ahora mismo una cuerda encima o fueses lo suficientemente previsora como para llevar contigo algunos víveres y agua, y un millón de caminos posibles que podrías haber tomado para no encontrarte ahora al borde de morir electrocutada.
Así pasé 3 días enteros sin poder hacer nada. En un principio pensé en moverme de mueble a mueble pero todo estaba demasiado lejos por culpa de mi torpeza. Después del terremoto me quede inconsciente sobre la mesa, así que cuando desperté intente salir de la habitación antes de que se llenara de agua pero con solo rozar el suelo me lleve una terrible descarga de la que conseguí salir viva gracias a una tenacidad que no sabia que tenia por la que pude llegar hasta el sillón de plástico donde pasé el resto de mi cautiverio.
Dejé pasar desde entonces días y noches enteras esperando a que alguien me rescatara de una vez. ¿Cómo es posible que nadie se diese cuenta de que falto? ¿Es que nadie pensó en mi rutina habitual? ¿Por qué no me vienen a buscar? Qué tontería, me sentía como una Alicia en el país de las maravillas e incluso tenía miedo a llorar por si hacía aumentar el agua de mi alrededor ¿Qué absurdo verdad?...

Después de 5 días ya no podía más, me moría de sed y a la vez el agua me agobiaba sentía verdaderas tentaciones de acercar la mano para beber un poco. Si hubiese traído conmigo un vaso de plástico no habría dudado en beber un poco de esa agua que parecía potable. Seguía peleando por mantenerme consciente. El líquido electrificado se encontraba demasiado, cerca si me llegó a mover dormida quizás hubiese metido la mano dentro sin querer. Entonces creí oír algo fuera, puede que solo fuese una rata o se hubiesen caído algunos escombros que hasta ahora permanecían inestables, aún así decidí probar suerte:

-¿HAY ALGUIEEN?, SOCORRO ESTOY ATRAPADA
-¿Hola? (Mike te dije que había oído a alguien hablar)
-CUIDADO, CUIDADO, NO PASÉIS EL AGUA ESTA ELECTRIFICADA, UN CABLE DEBE DE HABERSE CAÍDO.
-¿Dónde? ¿Lo has visto?
-NO, PERO ME DIO UN BUEN CALAMBRAZO.
-Chica, esta todo a oscuras, la electricidad de este sector se corto hace 3 días para evitar que alguien pudiese recibir una descarga, no te preocupes vamos para allá ¿En que habitación estas?

Y así ocurrió todo, debería haberlo sabido, llevaba a oscuras más de tres días pero el calambrazo había nublado todo lo demás. Para que veáis que no todo lo aprendido es bueno…


miércoles, noviembre 01, 2006

Tiempo


Hace tiempo que no escribo nada por lo que os dejo una historia que me ha quedado más bien bastante mediocre. Ya me diréis que os parece

Tiempo


El reloj de péndulo marcaba un tic-tac desigual desde la pared. Las pesas habían subido demasiado y no hacían más que entorpecer su lento balanceo de un lado a otro, de un lado a otro hasta que con un tac-tac volvía a chocarse con ellas sin remedio. Casi sin darse cuenta la mujer sentada a la izquierda del reloj golpeaba suavemente con el dedo índice el artefacto volviendo a poner la maquinaria en marcha por aproximadamente 10 minutos más.
-Quieres dejarlo ya, me estas poniendo nervioso-Dijo el otro habitante de la sala-Estas con tus manías otra vez Raquel. No puedes ni estarte quieta en un momento así.
-perdona…
-NO, no digas q lo sientes porque no lo sientes Parece que tú seas la única persona que lo pasa mal y los demás también tenemos lo nuestro.

Pero Raquel si lo sentía. Desde la fría sala de espera del hospital se culpaba a si misma por no haber estado lo suficientemente atenta. Quizás no había seguido bien el esquema o… ni siquiera lo sabía. El caso es que por su culpa su pequeño había tenido un accidente de moto y ahora estaba en coma. De todas formas todo iba a mejorar, pondría todo su empeño en cambiar la situación ¡porque era su hijo! Y los niños de 19 años no mueren. Dios y la suerte no lo permitirían.

Tac-tac


-Déjalo quieto
-Pero…
-Se parara en un segundo.
-…sino lo arreglo….
-Me estas poniendo malo. ¡PARA YA!
-¡NO!
-Que chalada estas, como una regadera.

Haciendo caso omiso de los comentarios de su marido ella volvió a rozar con mimo el péndulo. Normalmente intentaba no molestar lo más mínimo, escondiendo de miradas indiscretas todos sus rituales y rarezas. Hacía ya tiempo que había comprendido que lo mejor era esconder las manos en los bolsillos para cruzar los dedos al pasar debajo del marco de una puerta, para alejar “las cosas malas que pudiesen ocurrir” o sacudir diez veces las manos en silencio después de enjuagarse y un largo etc.
Pero hoy era una ocasión especial. Su niño necesitaba de toda la ayuda posible y Raquel estaba tan asustada que apenas era dueña de sus actos y sus pensamientos. Tan solo hacia tres horas un médico de urgencias llamó a su casa para decirle que habían encontrado a Javi en la cuneta de la carretera inconsciente y le falto tiempo para echar por la borda casi 8 meses de terapia psicológica para controlar sus obsesiones y rituales. Recuperando los viejos y haciéndose de paso con unos cuantos más.
Mientras tanto los médicos aplicaban todos los medios a su alcance para que no se parara el corazón del paciente durante horas que transcurrían impasibles, seguidas con retraso desde el reloj de la sala de espera con Raquel a su lado como si de su hijo se tratara y que con su ayuda el corazón de él pudiese latir por 10 minutos más, tan solo sí se daba prisa en volver a ponerlo en funcionamiento…

Dos hombres vestidos con sendas batas blancas entraron en la habitación. Su rostro delataba que las cosas no estaban yendo bien, uno de ellos era un médico en practicas que evitaba mirar a los ojos de la mujer sentada a la izquierda del gran reloj. El sentimiento parecía ser mutuo puesto que ella permanecía de espaldas a los doctores y parecía más interesada en el aparato que en las noticias sobre su hijo lo cual ayudo al aprendiz a mostrarse fuerte y seguro en la tarea que le había sido encomendada
-Son ustedes los padres de Javier Puig.
-¿Como se encuentra mi hijo Doctor?-habló el padre.
-Siento comunicarle que su hijo ha fallecido. Hemos hecho todo lo que estaba a nuestro alcance, pero el paciente se encontraba en un estado lamentable al entrar en quirófano y no ha soportado la operación.
-Supongo que necesitaran estar un tiempo a solas para asimilarlo todo, estaremos en la habitación de al lado completamente a su disposición y para ayudarles con el papeleo burocrático. Lamento mucho su perdida- Añadió el otro doctor.

Tac-tac


-¡Es que no has oído al doctor Raquel! Deja ese puto chisme y vámonos a casa. Javi se ha muerto y aquí no hay nada que hacer aunque veo que a ti te importa un comino que nuestro único hijo muriese, es más importante poner los relojes en hora o contar baldosas de colores.

Muy despacio ella se dio la vuelta y pudo ver su cara ahogada por las lágrimas y como no quedaba ni rastro de cordura en la mirada de la mujer dulce y sumisa que hasta ahora había sido. Dejando en su lugar tan solo dolor y la intención de no dejar parar el tic-tac hasta que los médicos volviesen a subsanar su equivocación. Y así, traer a su hijo de vuelta