miércoles, noviembre 01, 2006

Tiempo


Hace tiempo que no escribo nada por lo que os dejo una historia que me ha quedado más bien bastante mediocre. Ya me diréis que os parece

Tiempo


El reloj de péndulo marcaba un tic-tac desigual desde la pared. Las pesas habían subido demasiado y no hacían más que entorpecer su lento balanceo de un lado a otro, de un lado a otro hasta que con un tac-tac volvía a chocarse con ellas sin remedio. Casi sin darse cuenta la mujer sentada a la izquierda del reloj golpeaba suavemente con el dedo índice el artefacto volviendo a poner la maquinaria en marcha por aproximadamente 10 minutos más.
-Quieres dejarlo ya, me estas poniendo nervioso-Dijo el otro habitante de la sala-Estas con tus manías otra vez Raquel. No puedes ni estarte quieta en un momento así.
-perdona…
-NO, no digas q lo sientes porque no lo sientes Parece que tú seas la única persona que lo pasa mal y los demás también tenemos lo nuestro.

Pero Raquel si lo sentía. Desde la fría sala de espera del hospital se culpaba a si misma por no haber estado lo suficientemente atenta. Quizás no había seguido bien el esquema o… ni siquiera lo sabía. El caso es que por su culpa su pequeño había tenido un accidente de moto y ahora estaba en coma. De todas formas todo iba a mejorar, pondría todo su empeño en cambiar la situación ¡porque era su hijo! Y los niños de 19 años no mueren. Dios y la suerte no lo permitirían.

Tac-tac


-Déjalo quieto
-Pero…
-Se parara en un segundo.
-…sino lo arreglo….
-Me estas poniendo malo. ¡PARA YA!
-¡NO!
-Que chalada estas, como una regadera.

Haciendo caso omiso de los comentarios de su marido ella volvió a rozar con mimo el péndulo. Normalmente intentaba no molestar lo más mínimo, escondiendo de miradas indiscretas todos sus rituales y rarezas. Hacía ya tiempo que había comprendido que lo mejor era esconder las manos en los bolsillos para cruzar los dedos al pasar debajo del marco de una puerta, para alejar “las cosas malas que pudiesen ocurrir” o sacudir diez veces las manos en silencio después de enjuagarse y un largo etc.
Pero hoy era una ocasión especial. Su niño necesitaba de toda la ayuda posible y Raquel estaba tan asustada que apenas era dueña de sus actos y sus pensamientos. Tan solo hacia tres horas un médico de urgencias llamó a su casa para decirle que habían encontrado a Javi en la cuneta de la carretera inconsciente y le falto tiempo para echar por la borda casi 8 meses de terapia psicológica para controlar sus obsesiones y rituales. Recuperando los viejos y haciéndose de paso con unos cuantos más.
Mientras tanto los médicos aplicaban todos los medios a su alcance para que no se parara el corazón del paciente durante horas que transcurrían impasibles, seguidas con retraso desde el reloj de la sala de espera con Raquel a su lado como si de su hijo se tratara y que con su ayuda el corazón de él pudiese latir por 10 minutos más, tan solo sí se daba prisa en volver a ponerlo en funcionamiento…

Dos hombres vestidos con sendas batas blancas entraron en la habitación. Su rostro delataba que las cosas no estaban yendo bien, uno de ellos era un médico en practicas que evitaba mirar a los ojos de la mujer sentada a la izquierda del gran reloj. El sentimiento parecía ser mutuo puesto que ella permanecía de espaldas a los doctores y parecía más interesada en el aparato que en las noticias sobre su hijo lo cual ayudo al aprendiz a mostrarse fuerte y seguro en la tarea que le había sido encomendada
-Son ustedes los padres de Javier Puig.
-¿Como se encuentra mi hijo Doctor?-habló el padre.
-Siento comunicarle que su hijo ha fallecido. Hemos hecho todo lo que estaba a nuestro alcance, pero el paciente se encontraba en un estado lamentable al entrar en quirófano y no ha soportado la operación.
-Supongo que necesitaran estar un tiempo a solas para asimilarlo todo, estaremos en la habitación de al lado completamente a su disposición y para ayudarles con el papeleo burocrático. Lamento mucho su perdida- Añadió el otro doctor.

Tac-tac


-¡Es que no has oído al doctor Raquel! Deja ese puto chisme y vámonos a casa. Javi se ha muerto y aquí no hay nada que hacer aunque veo que a ti te importa un comino que nuestro único hijo muriese, es más importante poner los relojes en hora o contar baldosas de colores.

Muy despacio ella se dio la vuelta y pudo ver su cara ahogada por las lágrimas y como no quedaba ni rastro de cordura en la mirada de la mujer dulce y sumisa que hasta ahora había sido. Dejando en su lugar tan solo dolor y la intención de no dejar parar el tic-tac hasta que los médicos volviesen a subsanar su equivocación. Y así, traer a su hijo de vuelta

14 comentarios:

Gilberto dijo...

Me has impactado, sorprendente final, no lo esperaba, el tictac del reloj, tictac del corazón, amor de madre no atiende razones. De mediocre, no tiene nada, de bueno tiene todo. Saludos, que estés bien.

Barby dijo...

A mi tambien me gusta mucho, es completamente diferente a cuanto he leido antes de ti, y sin embargo, te llega hasta lo mas hondo... me gusta mucho :)
y ya sabes a qué me recuerda...
besitos wapa!

La niña de los ojos tristes dijo...

Me alegro de que os gustase llevaba tiempo sin publicar nada pqno me convencia demasiado...
EEh he recuperado las imagenes!! Por cierto Gilbertotienes que decirme como colocas la musica en tu blog. Besitos!

La niña de los ojos tristes dijo...

Por cierto se que llevo mucho retraso en colocar el final de las animas pero es que he perdido el pendrive donde tenia almacenada la historia :S. No se donde lo he metido. Me da pena pq tenia dentro muchos cuentecillos e imagenes almacenadas. ¿Donde andará?

Darka Treake dijo...

Es dificil que alguien se emocione con lo que uno escribe... Lo has conseguido conmigo.
Un relato cortito, y bueno.
La pobre no saldrá jamás del TOC...
La metáfora con el reloj es muy buena, de verdad, y muy buena la forma de encaminar el TOC, la desesperación, la espera del resultado, el hijo, el tac-tac, el corazón...

La niña de los ojos tristes dijo...

Hola!
Muchas gracias Darka por tu comentario pq de verdad no estaba nada segura de este relato pero veo que os ha gustado y eso me alegra, sobre todo por eso que dices de que te ha emocionado. Creo que una de las cosas más grandes que puede conseguir alguien que se dedique a esta afición/profesión es sembrar una emoción en otra persona tan solo con letras.

Me ha llamado la atención que llamases a este trastorno por su nombre ¿tb tienes algo que ver con el mundillo psicológico?

Munlight_Doll dijo...

¿Qué dices de mediocre? ¡Me ha encantado! :D:D:D Es muy buena la metáfora del tic-tac, la redacción, la historia... ¡TODO! :D

ENHORABUENA ;)
Un beso,
Duendecilla

La niña de los ojos tristes dijo...

Uooh, Gracias Mun por cierto niña haber cuando escribes una historia nueva niña que la mayoria de las que has puesto me las sabía ya del otro blog!! Un respeto a los fans antiguos jejeje :-P

Darka Treake dijo...

Sí, yo también estudio psicología...jeje. Y veo que ahora estás con psicopatología. Es una asignatura muy bonita.
Yo he pensado, como tú, que me gustaría incluir en mis cuentos siempre (que pueda) un personaje con alguna psicopatología...
Además de hacerlos más interesantes, nos sirve para estudiar!!
no?

La niña de los ojos tristes dijo...

jeje pues la verdad es que no fue premeditado, me imagine la imagen de un gran reloj de pendulo y el resto se fue hilando solo.
Bueno ahora mismo no estoy con psicopato esa ya la termine en tercero (creo) y yo ando en 5º ahora ^_^. ¿Por que curso estas tú?

Besitos

Darka Treake dijo...

Estoy en sexto...jojojo.
Bueno, tengo muchas de cuarto y quinto, espero acabar el año que viene... Las cosas buenas hay que saborearlas con calma!!

La niña de los ojos tristes dijo...

A mi alguna me queda tb rezagada como psicología diferencial (aaaagh)Pero vamos por ahora no va mal, apuntito de empezar eL practicum ^_^

Gilberto dijo...

Envié correo.

Ariel dijo...

¿¿Mediocre?? O.O... naa!!! ¡¡para nada!! estuvo genial. Por cierto... ¡¡¡FELIZ CUMPLE MEGA ATRASADO!!!!!, jajajaja (había olvidado ponerlo en tu nuevo post XD).