sábado, febrero 17, 2007

Despertares


Despunto el día sentada en el banco al que mis zapatos me han llevado. Cientos de palomas perezosas caminan a mi alrededor haciéndome parecer aun más invisible, seguramente ellas tengan más claro su camino que yo. Voy y vuelvo, retomo y dejo,

Deshaciéndome en suspiros que no me llevan a nada. Y esto no es nuevo. Etérea y finita

Deshojo ilusiones,

Deshecho esperanzas

Despiezo andanzas dejándolas a cero

Y aun así no desespero por que despertar, despertar no despierto.