miércoles, julio 25, 2007

Melancolia


Pensar en él era enmarcar el rostro con lágrimas negras, perdida de tiempo y rimmel a la vez. Lo que pudo ser y no fue.

Pero sin querer de vez en cuando deja volar la imaginación y se encuentra delante del anden de Plaza España contemplando dos figuras que se despiden sin prisa aun sabiendo que el metro cerrara en media hora. Un abrazo lleno de impotencia que dice que no seguirán adelante.


-¡Espera! Pensándolo mejor si quiero que me acompañes a casa.


Y ya está, carpe diem que diría él.

4 comentarios:

Darka Treake dijo...

Siempre hay que dejar volar la imaginación, es el mejor amortiguador...

El Carpe Diem siempre nos quedará a todos. Para algunos, incluso es su razón de vivir, los que les mueve, o lo que les permite moverse, más bien...

Me ha gustado, sobre todo lo de las lágrimas negras...
Aunque creo que debe estar basado en "hechos reales" que se me escapan...nop?

1bsito niña de ojos tristes!
Encantado de volver a leerte.
Darka.

Lost Girl dijo...

Me ha encantado, sobre todo esta primera frase "Pensar en él era enmarcar el rostro con lágrimas negras, perdida de tiempo y rimmel a la vez". Esta frase resume en una sola línea mi historia y la de muchas otras mujeres... Tienes una musa increíble ^^
1beso!

ana_arandanos dijo...

A mí me ha gustado mucho la frase final, la de que prefiere que le acompale a casa. Esas cosas de amores adolescentes que cogen el transporte publico (o no adolescentes, que yo no tengo coche).

Es muy tierno y muy real :D

La niña de los ojos tristes dijo...

Huy yo nos soy adolescente y tengo que cogerlo que no sé conducir! y además que es más ecologico mujé :-P

Me alegro de que os gustase pq pensé que quizás estaba algo confusa.

Bienvenida Lost Girl gracias por añadirme a tus santuarios, es un honor ^_^