miércoles, julio 15, 2009

De lo humano y lo divino

Nota: Todo parecido con la verdadera Atenas es pura casualidad, he llamado a esta ciudad ficticia Atenas por que me gustaba el nombre, que no quiero que se me quejen los historiadores , para que luego digáis que no lo advertí :-P

Los habitantes de la pequeña ciudad de Atenas eran muy religiosos. Con devoción rezaban a los dioses cada noche, antes de dormir y acudían cada semana al templo a ofrecerles ofrendas para cuidar sus templos y a los sacerdotes que vivían allí. A cambio los Dioses les ayudarían con su bendición en los nacimientos de sus hijos y quehaceres. Absolutamente nadie quedaba en Atenas que no fuese temeroso de algún dios todos aceptaban con alegría cada nueva decisión que tomaban los dioses comunicada por su voz en la tierra: los sacerdotes de los templos. Se consideraba que sus decisiones siempre eran sabias puesto que eran seres muy superiores, que siempre buscarían lo mejor para sus fieles.

Con el tiempo los sacerdotes comenzaron a exigir más a los Atenienses, nuevas normas, más restricciones y más dinero para sus templos. Era la voluntad de los Dioses y no podían estar equivocados. Los fieles atenienses clamaron al cielo, no estaban de acuerdo con muchas de las nuevas normas. Los nuevos impuestos les estaban asfixiando, sus familias estaban pasando hambre y había empeorado la salud de muchas personas. Los sacerdotes fueron claros: Los dioses no podían estar equivocados y por tanto su palabra era ley, nunca darían su brazo a torcer.

Al cabo de un tiempo la gente dejo de rezar, y de pagar impuestos a los templos. Aun así hoy en día seguimos recordando a los dioses griegos y estos siguen siendo inmortales, sin embargo los sacerdotes murieron de hambre.

Moralejas:

Los mortales nos cansamos de ser los únicos con capacidad para equivocarnos.

Un hombre en contacto con lo divino sigue siendo mortal.

2 comentarios:

Darka Treake dijo...

jejejeje

Muy buen cuentito.
Me ha gustado mucho.

A ver qué se pensaban estos sacerdotes...

Les estaba merecido... ¿o no?


1bsito!!
Darka.

Anónimo dijo...

¡¡Qué alegría ver que vuelves por aquí!!
Me alegra tener la suerte de poderte seguir leyendo :)
muchos besos
Barby